1 de febrero de 2005

Idealismo Evolucionado

La creencia popular dice que se es idealista cuando joven, y que a medida que se va haciendo uno mayor (o más viejo, como quieras) el idealismo va despareciendo.

En mi caso se ha dado un fenómeno distinto. Recuerdo mi época idealista juvenil. Yo era miembro de pastoral (Iglesia Católica) y pensaba que el dogma católico y la forma de pensar de la iglesia iban a cambiar el mundo, hacerlo mejor y demases. Estaba intoxicado por esa manera de pensar. Incluso llegué a estar dopado a causa de la fe. No sentía nada. Siempre creía que "porque Dios es grande" todo va a resultar bien. Pero me llevé unas cuantas decepciones.

No se equivoquen. Mi tiempo pechoño me dejó mucho, pero también me quitó mucho. Me dejó encerrado en una especie de burbuja. No me abrí a conocer nuevas experiencias, y eso mermó mi vida socioafectiva de manera catastrófica.

Pero ese idealismo terminó el día en que reventé y me alejé de ese mundo. Ya hacía un tiempo que llevaba un proceso de transformación interna que terminó a finales del año pasado. Y comenzó un nuevo idealismo, un idealismo evolucionado, un idealismo que me lleva a buscar valores ya no tan divinos, sino más humanos. Conocí el mundo de las emociones, desarrollé conciencia hacia las necesidades más inmediatas del ser humano, veo a la gente ya no como entes maquinales (que es a lo que la sociedad moderna nos ha llevado) sino como seres humanos, lo que realmente son, y quiero hacerles presente los problemas que nos afectan a todos, en el sentido HUMANO de la palabra. Ya no en el sentido laboral, académico, o financiero, sino que en el sentido emocional, social, espiritual, afectivo...

Es esa mi propuesta, mi ideal. Y es hora de que el mundo lo sepa. Es un idealismo evolucionado. Si, señores, a los 27 años he vuelto a ser un idealista, y más que antes.

1 comentario:

Catta dijo...

(antes q nada... 27 AÑOS???????????????? casi un Primo??!!!! estoy encandalizada jaja)

Es todo cosa de cada cual...mi abuela por ej siempre se va por el lado religioso de las cosas, yo diría q es una fanática religiosa de hecho, y siempr se conforma con el "será la voluntad de Dios"... a mí ella me ha tildado de atea por no compatir sus ideas, pero no se trata de eso, sino de ver las cosas de otro punto de vista, del mismo que hablas tú: del punto de vista humano. Tienes toda la razón.