31 de marzo de 2005

La gran deuda

Durante mis vacaciones pasadas (febrero del 2005) y sin yo quererlo, me vi involucrado en una serie de situaciones en las cuales no quería estar. Me sentí atrapado, triste, angustiado. Ya no hallaba la hora de volver a Santiago, pero era la primera vez que salía de vacaciones con alguien que no fuera mi familia en mucho tiempo. Pero fue una lata, y eso hizo que mis vacaciones fueran agridulces. Me tocó ser la vara de apoyo de mi mejor amigo, y no es que tenga mala voluntad, pero ¿no sería hora de que las cosas pasen a mi favor y no sea un miserable testigo o respaldo en caso de catástrofe?

Las repercuciones de esos hechos se arrastraron hasta hace poco, y durante ese tiempo sufrí bastante, pero ahora es tiempo del pago. El Karma (me gusta usar ese cliché) me la debe en grande, y con intereses. Ya no le rezo al de arriba porque si no es para cosas académicas y/o laborales, no pesca, como si para lo único que estoy en la tierra fuera eso. Así que solo espero, y mientras más tiempo pasa suben los intereses...

27 de marzo de 2005

Mi subconsciente se burla de mí

Hoy, domingo de resurrección, desperté para ir al baño como a las 10:30 y volví a la cama, para quedarme dormido de nuevo hasta las 13:00 aprox.

En ese intertanto, tuve uno de esos sueños que uno desearía que fueran verdad y que incluso dan la impresión de ser verdad (para los más copuchentos, fue un beso laaaaaaaargo con una mina rica X), hasta tal punto que al despertar uno cree que realmente fueron verdad.

Fueron 5 minutos en los cuales me la creí, hasta que recompuse mi linea de tiempo personal y me di cuenta que en ningún momento de mi existencia eso ocurrió. Mi subconsciente me jugó de nuevo una mala pasada y aquí estoy cagado. Muchas gracias mierda.

21 de marzo de 2005

La importancia del aprecio ajeno

Recuerdo mi última sesión de terapia. Isabel (la sicóloga) me hace una pregunta clave: ¿Cómo crees que te ve la gente? yo me quedé mudo. Tanto que me sobraba por mi capacidad de percepción y no podía definir algo que es tan simple... ¿o no?

Esa fue la tarea que me dejaron antes de darme el alta. E inconscientemente la he cumplido. Me he dado cuenta que la gente me aprecia. Y caleta. Y eso era algo de lo que no me daba cuenta antes. Y yo creo que muchos no le damos mayor importancia por que (como muchas otras cosas) lo damos por sentado.

¿Y qué hacer con ese feedback de la gente? No es la idea sobrarse ni sentirse mejor que el resto. Sí se puede usar para sentir más cercanía con quienes te rodean: Tus amigos, tu pareja, tu familia.