2 de diciembre de 2005

Navidad

Hoy empecé a salir de todo, de los exámenes, de las pegas que tenía, y de otras cosas que no mencionaré por mi Directiva de Sanidad Sicológica. Entré a Internet, y como siempre chequeé las noticias en mis diarios online favoritos.

Y me topo con EMOL. En los destacados de portada aparece lo siguiente:

La Navidad es vivida todos los años igual. Alegría, porque es una fecha familiar que llena hogares y lugares de trabajo con paz y buenos deseos. Apremio y angustia, porque, generalmente, convertimos la tradición de los regalos en algo inalcanzable y agotador.

¡¡¡Oh, sorpresa!!! ¡¡¡Llegó Diciembre, y con eso la Navidad!!! Con tanta parafernalia y proselitismo con lo de las elecciones se me había olvidado eso.

Ese párrafo no hace más que confirmar mi visión acerca de las fiestas. Un ir y venir de gente comprando regalos. De hecho, en los próximos días voy a hacer el ejercicio de ir a un mall a mirar cómo la gente se desvive por los famosos regalos. Porque es cierto, la gente se desvive por lo material. Es realmente triste.

Y no es que me asalte lo religioso, lo anti-globalización, como lo quieran llamar. O tal vez sí. Gracias un poco a mi pasado religioso y a mi presente humanista, he logrado encontrar en un momento agradable con mi familia el significado verdadero de la navidad.

Un abrazo y un saludo a todos. Que pasen una Feliz Navidad con quienes quieren y los quieren, y no compren tantos regalos.

1 comentario:

Magda dijo...

la verdad Barsa, nunca he tenido buenos recuerdos de la navidad, no quiero decir que odie estas fechas, pero en vez de ponerme feliz como que me da pena... Diciembre está encima y en la mitad y siento que me ahogo. Este año tengo puestas las esperanzas en que será distinto.