1 de febrero de 2006

Blacklist del Mundo Laboral (Parte II)

A mi mamá.

Dados ciertos eventos recientes y los aportes de la Comunidad Bloguera Internacional, vamos a añadir más personajes a la Blacklist:
  • El hipocondríaco (o el rey de las licencias): Ni hablar. Este personaje se cae de la cama y pide licencia (si, también es caído del catre). Abusa de ese recurso como malo de la cabeza. Resultado: Las isapres hoy en día están cada día más cabronas e intransigentes.
  • La Enciclopedia Portátil: Dícese de aquel que no sabe ni mandar ni ejecutar, pero es experto en meter la cuchara con datos que a nadie le interesan, o que no conoce, pero se pasa a caca con que es un especialista en ellos.
  • El abusivo: Uffffff... ésta señores, es la bazofia más pestilente del mundo laboral. Es aquel que aprovecha su posición de poder para abusar descaradamente de sus subalternos. Los zamarrea verbalmente (y a veces físicamente). Los denigra. Los culpa de cosas que generalmente son culpa de él. Combina un poco del sicótico, el estratégico y el chanta (ver primera parte), y a ello añade su capacidad de abusar de su posición.
Si, la parte del abusivo la hice con pica... Recuerden que mi blog es terapeutico. Aparte que hay otro problema con el mundo laboral (al menos en Chile): La experiencia no es valorada. Siempre se va a preferir a alguien joven e ingenuo por sobre alguien mayor y con más experiencia (por lo tanto con mayor valor, para los Industriales que nos están leyendo) y eso me molesta particularmente, porque es probable que el día de mañana también me toque a mí (si es que no me toca ya ahora).

He dicho.

3 comentarios:

Templaria dijo...

jajaja

Gracias por la auspiciada hoy, primero que todo.
y segundo, wena por haber aceptado mis sugerencias.

ultradaniel dijo...

Recuerdo cuando tuve un jefe abusivo, y en una conversa, nos dijo "en realidad, nuestro activo más importante son nuestros empleados"

:@ :@ :@ :@!!!

casi le pego un combo ahí mismo, por cínico.

dijo...

Odio la idea que tienen acá de que si un empleado se va a la hora de salida y antes que el jefe en realidad no valora su pega. He visto muchas veces (demasido cerca) gente que se queda hasta la hora del ampersound o trabaja los domingos para terminar con problemas y apurar pega, y se considera una actitud loable y hasta esperable.

Cuando mi polola fue a EEUU, quedó extrañadísima de que allá no importa cuánto te falte por hacer, llegas a las 9 al trabajo y te vas a las 5.