28 de marzo de 2006

Es sano.

"Hay dos tipos de problemas: Los insolucionables y los que se resuelven solos"
Alejandra "Templaria" Parra, en una conversación vía MSN.

Tengo la pésima costumbre de preocuparme en exceso por los problemas de los demás. Tanto que llega hasta el punto de que me afectan a mí.

Debo tratar de pensar más en mí, y olvidarme un poco de lo que le pasa al resto. Años de haber sido bombardeado por el dogma católico y el haber sido esponjita me dejaron esta carga encima. Todavía no soy capaz de deshacerme de las trancas del resto. Está bien escuchar a la gente y ser bueno con ellos, pero dosificar también es una buena medida. No es bueno hacer propios los problemas de otros.

Puse como nick de MSN la frase "Al diablo" como pensando: "Si lo digo más seguido, a lo mejor puedo deshacerme de esas trancas ajenas que hago mías". La Lin vio eso y me dice: "Di eso pero para callado. A veces ayuda."

Lo probé un par de veces. Parece funcionar. De ahí les cuento como evoluciona.

4 comentarios:

Magda dijo...

ohhh

yo citada en tu blog :$

Leprosy dijo...

jamas me ha tocado ninguno de esos 2 tipos de problemas.

Nori dijo...

He tenido problemas que en el momento parece insolucionables y luego se resuelven solos...

Lo otro... hay que filtrar pos niño. Das heißt, si dejas que los problemas de quienes confían en ti te afecten, pues la verdad no eres muy útil en ese sentido y entonces es mejor tomar distancia...

Tienes que cavar un foso entre los problemas de la gente a la que quieres ayudar y tu emocionalidad.

Sin ese foso, los otros pueden arrastrarte con mil facilidad a sus rollos.

Saludos niño P.Q.R.W CREW!

besitos!

Melissa dijo...

Es terrible esa wea de hacer propios algunos problemas ajenos. Me ha pasado, pero con muy pocas personas. Y he conocido a gente así. Al principio uno trata de ayudarles, pero después llega a dar rabia que ellos mismos se ayuden tan poco. Como que se quedan pegados y sufren porque sí.

¡No dejes que eso te pase! El hecho de que quieras mucho a alguien no incluye hacerte cargo de sus problemas (que, a todo esto, no son sólo dos: también están los que uno se crea solito).

Salú, guacho, hace tiempo que no actualizabas.