5 de marzo de 2006

"Los Barsas catárticos favor pasar por el anden 5..." (II Parte)

"Todo ha ido cambiando, te juro."
Coco Legrand, Presentación Festival de Viña 2006.


Salté del borde... a un bote de paseos populares por la bahía de Valparaíso. El andar solo y con plata le permite a uno darse ciertos lujos, como seguir impulsos sin la pre-aprobación ni de los acompañantes ni de su propia "gerencia de administración y finanzas".

La cosa era con guía turístico, quien nos mostraba la bahía y la ciudad, en una hermosa vista panorámica. Ahí se veían las nuevas obras y lo que ha cambiado la ciudad. Han ido apareciendo construcciones nuevas, pero el ambiente no cambia.

Una cosa que llamó la atención es que las tradiciones son lo que aporta el cable a tierra en un mundo tan cambiante. Una mina andaba con su pololo en el bote. Llevaba un ramo de claveles. Yo asumí que su pololo se los había regalado. Cuando de repente se da vuelta y tira los claveles uno por uno al mar, dejando una suerte de estela floreada en el agua. Luego soltó un par de lágrimas.

El paseo terminó, y yo de vuelta al Merval. Simpático el metro (no me canso de mencionar eso), aparte que tiene asientos muy cómodos: ¿Cachan los de los vagones de la linea 4 del metro? Iguales pero más grandes y más mullidos. El destino ahora: Estación Portales y la Universidad Técnica Federico Santa María (UTFSM).

La otra vez fui a cerrar un capítulo, a llorar la pena. Esta vez era distinto. Quise ver cómo estaba el campus (que es lo más hermoso que he visto en mi vida) y pensé en tomarme una pequeña revancha: Me llegó un dato de que la UTFSM dicta un Magister en Tecnologías de la Información. Quise averiguar más acerca del tema. Me fascinó la idea, para cuando termine mis estudios en la Chile. Sobre todo porque tienen algo que ellos llaman "Modalidad Ejecutiva": Las clases son los viernes en la tarde y los sábados todo el día, una vez al mes. Pragmáticos como siempre los cabros de la UTFSM.

Después fui a la terraza (ubicada como a 50 mt. sobre el nivel del mar) a mirar la bahía del Valparaíso. Una linda vista, la cual fue maravillosamente complementada con el tema "Enjoy the Silence" de Depeche Mode, sacado de mi banda sonora portátil.

Vuelta al Merval. Esta vez el viaje era hasta estación Mirador, para luego iniciar una de mis ya mundialmente famosas mega-caminatas. Ésta empezó en el Reloj de Flores y, recorriendo el borde costero, terminó en calle 15 Norte.

Me senté a descansar en una banca detrás de los edificios lujosos (y están construyendo más) que hay allá, cuando un obrero me dice ¿Puede ir más allá por favor, que vamos a detonar? Me fui a distancia segura, palco privilegiado, y 3 explosiones removían la roca, haciendo temblar los ventanales de los edificios cercanos, cuyo reflejo se veía moverse en la calle.

Después del espectáculo, y como Mechón Barsa de Mármol, fui al Mall, a hacer hora hasta aprox. las 8:30 de la noche, hora de la puesta de sol. Volví a la playa El Sol a mirarla y a pensar en muchas cosas, las cuales plasmaré al final de la historia.

Volví a Rodoviario en micro, compré un par de jugos y tomé el bus. En el último asiento, alejado de la gente, terminé mi viaje leyendo un capítulo de "El Chile que NO Queremos", gentileza de Daniel.

No hay comentarios.: