18 de abril de 2006

Aceptación Personal (Barsichology series)

"No pierdas tu capacidad de decir lo que piensas y sientes, Mechón. Eso te hace una persona confiable."
Daniel Pizarro, durante una conversación en un bar.

Un tema que siempre salía a la hora de mi terapia (2002-2004) era que no era capaz de aceptarme a mi mismo. Cuando llegó el momento del cut-loose (cuando me dieron el alta), dejamos claro de que faltaban algunas cosas dentro de mi proceso personal, pero que ya iba con vuelito.

Finalmente encontré algo que siempre había buscado: El aceptarme a mi mismo. Con mis defectos y virtudes (suena como canción jaja). Para saberlo hay que estar atento a los siguientes pointers:
  • Te sientes bien contigo mismo, sin importar la opinión del resto.
    Ojo: Hay dos formas de pensar así: La destructiva ("Yo soy como soy, y al que no le guste se va al carajo"1) y la constructiva, en la cual si hay alguien a quien no le gusta como eres, te lo tomas como parte de lo que nos diferencia a todos como seres humanos.
  • Estás al tanto de lo que sientes (una buena manera de tener claro lo que sientes es guiarte por las 6 emociones primarias).
  • No tratar de agradarle a todo el mundo, ni hacer esfuerzos porque el resto de la gente te agrade.
  • No basarte en algún estándar. No aparentar. Ser tú mismo (hazle caso a Coco Legrand).
Pero el mayor signo de aceptación personal es al momento de una crisis con otra gente. En esos casos, recibes críticas tanto positivas como negativas.

Las positivas son del estilo:
  • "En tu caso haria esto, pero mejor confia en lo que crees tú"
  • "Solo te puedo aconsejar"
Las negativas son del estilo:
  • "Tú deberías tomarte las cosas de esta manera, no de la manera en que te las tomas ahora"
  • "No hagas eso"
  • "Estás equivocado"
Cuando esas críticas positivas te reafirman, y las negativas ya dejan de afectarte, dejan de hacer que te autocritiques, y estás tan seguro en tí mismo, que incluso llegas a cuestionar el por qué la gente que te hace esas críticas las emite, sientete satisfecho. Lograste la autoaceptación.

Se despide un Barsa Feliz.

1: En algún momento yo pensaba así, y lo único que lograba era aislarme.

6 comentarios:

ultradaniel dijo...

Honrado me siento de haber sido linkeado en tu blog...

Ultimamente he estado en muchas situaciones donde me han pedido consejo... y yo me pregunto... ¿y quien soy yo para aconsejar a alguien?

¿acaso hay alguien que sepa toda la verdad y todas las respuestas como para aconsejar de la mejor manera?

...no creo...

sin embargo, sólo puedo decir que estoy de acuerdo con tu calificación de las críticas positivas:

"En tu caso haria esto, pero mejor confia en lo que crees tú"
"Solo te puedo aconsejar"

He llegado a la conclusión de que en estas situaciones, uno no es el poseedor de la única y total verdad. Lo más que puedes hacer es intentar ponerte en los zapatos del otro(cosa que no es gratis, requiere mucha conversación y preocupación por el otro), y decirle honestamente qué es lo que harías tú en su situación, y en qué crees que está bien, o se equivoca, pero siempre teniendo claro que es la opinion desde la experiencia de uno mismo, y no tiene porqué aplicarse totalmente al otro.

Al final, ninguno de nosotros tiene la verdad completa, pero con nuestros pedacitos de verdad, podemos ayudar a iluminar el camino de los demás.

Como aprendí de un gran amigo mío, no existe una sola realidad: existen tantas realidades como personas hay en el mundo.

Nori dijo...

Oh, para variar Daniel tiene razón...

Y con respecto a las críticas negativas, como que por lo general (o quizás sólo en mi caso personal) las críticas negativas son más bien comentarios personales...

Siempre es difícil lograr empatía, pero nunca imposible.

Ah, bueno, la vida po niño. qué quieres que te diga ^^

nos vemos el sábado ;)

besitos!

Melissa dijo...

Más que aceptarse, cuesta confiar en uno mismo. Uno sabe que tiene virtudes, pero el hecho de conocer los defectos y no querer cambiarlos/eliminarlos/etc. desanima un poco.

Me alegra que te sientas bien =D!

Y, con respecto a la nota al pie, yo ya no pienso así e igual me aíslo, jaja.

Saludos!

Templaria dijo...

Cuando uno se deja de preguntar a cada rato sobre su aceptación, es que ya se aceptó.

Cuando me pasó eso, me terminé de cagar de la risa del mundo completo, incluyendome.

Anónimo dijo...

En el momento en que dejas de preguntar si te vez, gorda, fea, narizona... todos los defectos que crees tener es cuando realmente te amas y te aceptas.

lo debes hacer se siente bièn o màs bien extraordinariamente bien, ya no te preguntas tanto ¿que diran de mi? o nadie me va a hacer caso porque estoy fea,

AMATE, VALORATE RESPETATE, Y TRATA DE SER FELIZ

Porque una AUTOESTIMA alta es la base para un desarrollo itegro y exitoso.
PIENSALO ESTA EN TUS MANOS ACEPTARTE

Anónimo dijo...

Cuando ya te aceptaste, es extraordinario ya que te amas te valoras y te respetas, es padrisimo porque ya no te preguntas, si eres gorda, fea, o si alguien te va a pelar por el adefesio que eres. Al contrario la vida es de otro modo, ya eres autentica y te digo una cosa eso es lo que conquista.

quierete mucho y manten tu autoestima bièn alata porque esa es la base de tu deesarrrollo exitoso
piensa y valora tu vida ahora que la tienes.