2 de mayo de 2006

Calidad Humana ¿VS? Capacidad Laboral/Académica

Hace poco, después de un tirón de orejas masivo en una reunión, mi jefe directo (el Gerente de Software en ITMS) me llamó a su oficina para que nos reagruparamos. Entre otras cosas me contó la opinión que tenía el Gerente Comercial de la empresa acerca de mí: Me dijo que encontraba que yo era súper buena gente, una persona muy confiable y que le caía súper bien, pero que no le interesaba particularmente eso de mí, sino que lo que realmente importa es cuánto puedo rendir laboralmente.

Si bien eso puede ser cierto, hay algo que particularmente me molesta: Que exista cierta tendencia a no valorar el carácter de las personas. Personalmente considero que eso es tremendamente importante, incluso más que la capacidad. Ojo: En este país tendemos a ser binarios, y mucha gente cuando lea esto pensará: "Ah, para Barsa es importante el carácter, PERO NO la capacidad". No dije eso. Dije que la calidad humana es más importante para mí que la capacidad laboral o académica.

De hecho tanto es así que les voy a contar una historia acerca de algo que pasó el año pasado.

Fui al cambio de mando del CEIN, junto a mi socia Isa. Horas antes, Underkarlos había dado el examen recuperativo de Investigación Operativa, ramo que estaba dando por tercera (así que estaba con el culo a 20 manos, y cada una de ellas tenía 5 manos más encima) y en el cual el profesor titular era nada menos que el mismísimo director del Departamento de Ingeniería Industrial.

Posterior a la ceremonia, hubo un coctel en el patio de Industrias. Entre los invitados estaba la mamá de Carlos. Este último la presenta al director del Departamento. Yo estaba de testigo en esa conversación, y el diálogo era más o menos así:
  • Un placer conocerlo.
  • Un placer para mí también. Buen valor su hijo, pero como que flaquea un poco con las notas, ¿ah?
  • Si, pero a mí no me preocupan tanto sus notas. El carácter es muy importante también.
Había que mantener la etiqueta en ese momento, y me quedé callado, pero por dentro yo decía: "¡¡¡Toma, toma!!!", "¿Cómo te quedó el ojo?", "¿Y qué dijo el otro? ¡¡¡NADA!!! ¡¡¡WUAJA!!!" Porque la mamá de Carlos tiene razón. El Ingeniero Industrial, por lo que he visto muchas veces, es el mejor preparado (de todas las especialidades) en su carácter, y eso, ella parece tenerlo más claro que el Director del Departamento de Ingeniería Industrial (y parece que incluso más claro que el común de los mismos industriales).

Cuando aparece alguien que tiene las ideas claras en ese sentido, me siento contento, porque no nos hemos "maquinizado" todos todavía.

En el mundo laboral, personalmente prefiero trabajar con alguien que no sepa tanto pero sí sea buena gente, que trabajar al lado de un tipo sequísimo que a la vez es un concha su madre (sorry por la grosería, pero era la mejor manera que encontré para expresar la idea).

Mi recomendación: Valórate como persona. No te quedes sólo con lo que puedas rendir académica o laboralmente. Sí. Incluso en la empresa o en tu lugar de estudios. Tu caracter es parte de tí. No lo vas a dejar de lado porque tienes que ser más productivo. Eso es ponerte máscaras, y para mí las máscaras implican esfuerzo adicional innecesario, y problemas después.

5 comentarios:

eduardo nicolás dijo...

Tampoco puedes justificar no rendir con ser una buena persona. En particular lo que le sucedió a Carlos no me parece un "¡toma!", echarse un ramo una vez no es malo, echárselo dos indica un problema ya. Y un problema que no se puede obviar diciendo "tiene buen carácter"... en ese caso hay mucha gente que echaron de la u y que debería seguir.

Valorarse no implica quedarse con eso, valorarse implica superarse y en tu mensaje veo cierto aire de conformismo y justificación.

Por supuesto que la gran mayoría prefiere trabajar con alguien buena persona que no sepa tanto o no produzca tanto, pero si se queda solamente con eso.... uff.

El Rho dijo...

muy de acuerdo con el comentario de Eduardo. Las buenas personas para los asados y las pichangas. Los buenos profesionales para trabajar con ellos.

Ojo que ser buen profesional tambien implica saber socializar y tener un buen trato con tus compañeros de grupo/proyecto/empresa, por lo tanto alguien que no habla o está siempre enojado, jamás podrá llegar a ser un buen profesional (a menos que trabaje solo), PERO no es ni por lejos la cualidad más importante, y ninguna cualidad social podrá jamás suplir las habilidades tecnicas ni profesionales.

Para mi gusto, si necesito trabajar con alguien primero selecciono a los que cumplan con las características báscias de experticia y responsabilidad, y luego de esos que quedan, se podría seleccionar a los que sean buena gente :-)

Underkarlos dijo...

Sí, claramente tenía un problema... tenía ASI un problema, pero si no hubiera sido por mi carácter, jamás podría haber pasado el ramo, pq ya no era una cosa de conocimiento o saber hacer bien las cosas, si no de soportar la presión y no hacer un breakdown prematuro... y eso marca tendencia en como uno puede llegar a ser en la vida (incluyendo la laboral).

Tengo claro, desde que era chico, que el conocimiento es bueno, en la medida que sea aplicable a escala humana. No se obtiene nada si eres un tipo que sabes mucho, pero no te puedes relacionar. Es más, si eres uno de ellos, el conocimiento es imposible poder traspasarlo a la siguiente generación, porque no tienes las capacidades de relacionarte con quienes deben seguir la posta.

Ahora bien, tampoco la cosa es estar rodeado de gente buena persona y que no cachan una. Como en todo, debe haber un equilibrio y lograr la sinergia entre todas las partes, en que tal vez 10 personas puedan lograr en mucho más tiempo lo que 1 genio apático puede hacer en 1 día, pero claramente, han crecido mucho más como personas y han afianzado sus relaciones tanto internas como externas. Ahora, si el genio es buena persona... UF... orgasmo laboral XD.

Creo que Eduardo no entendió bien el sentido último del mensaje... tengo esa impresión.

Saludos, UK

Leprosy dijo...

puta que hay weones extremistas en esta vida wn XD

Alvaro Graves (agraves) dijo...

No estoy de acuerdo, es más, creo que tu hipótesis es tendenciosa. Me explico.

La sensación que me da tu post es que se trata de dicotomizar la calidad humana (independiente de lo que eso significa) y las capacidades. Algo así como "Che Copete vs. Rainman".

El punto es que no son excluyentes, de hecho la mayoría de la gente es más o menos competente y más o menos simpática. Incluso en mucha áreas (por ejemplo, gestión) la calidad humana ES una capacidad, quizás la más impotante.

Por otro lado, creo que en el caso de la ingeniería, si no eres industrial, vienes a estudiar ingeniería (valga la redundancia) y no relaciones humanas; eso te lo enseñan en la casa, el colegio, etc...

Lo mismo ocurre en el trabajo, te pagan para trabajar, no por ser simpático. Es más, probablemente al weón de al lado que sea más pesado que tú, pero haga la misma pega, le paguen lo mismo. La única ventaja de ser (si|e)mpático, marketero, etc... son las posibilidades de crecimiento y contactos (algo no menor).

Alvaro, el defensor de la gente pesada de Chile :-)