22 de junio de 2006

La solución Shakesperiana a los problemas.

En algún momento de abril-mayo del año pasado, estábamos con Daniel esperando sentados en la estación del Metro Plaza de Armas, en una de esas conversas precursoras de nuestras famosas tertulias junto a un café servido por alguna hermosa barista.

En eso estábamos cuando ideamos "La solución Shakesperiana a los problemas".

Me fascina Shakespeare. Sus obras son hermosas. Existen muchos (especialmente entre la Vieja Guardia) que recitan sus monólogos o dichos (cómo olvidar la primera escena, tercer acto de Hamlet). Los valores y la emoción que transmiten sus obras son inigualables. Y haciendo gala de una insipiente ironía, llegamos a la conclusión de que la solución shakesperiana a los problemas es la muerte: Matar a alguien o suicidarse.

Siempre la solución en las obras de Shakespeare es la muerte. Sólo fíjense en estos ejemplos:
  • En "Romeo y Julieta", como no dejaban a los amantes pololear tranquilos, decidieron suicidarse.
  • En "Otelo", cuando éste creyó que Desdémona le puso el gorro, la mata primero y se suicida después al darse cuenta que Yago lo hizo gil.
  • En "Macbeth", por "celos profesionales", Macbeth mata al rey y luego a su compadre Banquo y al hijo de éste por verlos como amenazas a su futuro reinado.
  • Y en Hamlet (la clásica):
    • Hamlet mata a su suegro Polonio por copuchento.
    • Ofelia, su polola, se suicida al enterarse que Hamlet se volvió loco.
    • Por matar a su padre y pretender matarlo a él también, Hamlet mata a Claudio no sólo con la espada envenenada, sino que también haciéndolo tomar vino envenenado.
    • Horacio, el mejor amigo de Hamlet, al ver que se está muriendo por envenenamiento, pretende suicidarse también.


Y ahí empezaron las propuestas:
  • Si te echas un ramo, mata al profesor, luego al auxiliar y después te suicidas por la pena.
  • Si tu polola te pone el gorro, la matas a ella y luego, "por alcance" matas al patas negras.
Tarea para los lectores: Piensen en más "Soluciones Shakesperianas".

4 comentarios:

ultradaniel dijo...

jajajaj... nótese el recurso literario que usa Shakespeare, la esencia de la solucion Shakespereana:

en vez de encontrar un final feliz a toda la historia, basta con matar al personaje problemático.

Simple.

Elegante?... no sé.

JuGross dijo...

Poblete, Bachelet y Zilic estarían 634 veces muertos :P

El Rho dijo...

No soy experto en shakespeare ni mucho menos, pero me parece que no es que shakespeare fuera sinónimo de historias que terminen en muerte, sino solo era uno de sus generos favoritos (la tragedia). Hay muchas más tragedias antes y despues del guille, y segun la wikipedia (repito, no soy experto :D), también le hacía a la comedia, y al romance

Nori dijo...

fue tan gracioso!

Pero es muy cierto!. Las comedias por lo general terminan felices, con el final esperado por el público y todo, pero en realidad, a veces, lo de las tragedias, pos da la idea de que no se le hubiese ocurrido nada mejor al pobre que matarlos a todos! xDD

Sin embargo, lo amo!


nos vemos por la vida niño


besitos!