29 de agosto de 2006

El momento I-Ene de Mechón Barsa.

"Las empresas no están para hacer labor social. El principal objetivo de las empresas es ganar plata."
Fernando Paulsen en Tolerancia Cero.

Cuando escuché esa frase del maestro, hace unos meses, me empezó a dar vueltas en la cabeza el concepto, y me dije a mí mismo: "Mismo, ¿por qué entonces las empresas hacen campañas sociales?"

¿Por qué las empresas hacen campañas de "done su vuelto a tal hogar", "Compre nuestros productos y estará ayudando a tal fundación", etc.? Hurgueteando en la idiosincracia y el modus operandi de estos personajes encontré la respuesta: Marketing.

¿Marketing? Sí, marketing, o más bien dicho promoción (un concepto de marketing). El concepto es muy simple: Todos decimos ser altruístas y solidarios. Entonces la manera de que sus productos o servicios lleguen a nosotros es posicionarlos en el mercado como productos o servicios "solidarios".

Piénsalo. ¿Dónde preferirías comprar? ¿En un supermercado donde puedes ser solidario sin hacer mayor esfuerzo que donar unos pesos? ¿O en uno que no lo haga? ¿Qué producto prefieres comprar: El que una compañía que dona parte de sus ingresos a caridad, a obras sociales, o el que no?

Más de algún ejecutivo que esté aburrido mirando internet en su notebook durante estas charlitas de los grandes genios de los negocios (charlas orientadas a PHB's, como diría Álvaro) debe estar pensando: "Busted!!!" (**)

(*): "I-Ene" ("IN" deletreado) es la denominación de los cursos de gestión, también llamados INdustriales, en la Escuela.
(**): "BUsted!!!" frase gringa usada para decir "¡Me pillaron!"

24 de agosto de 2006

Be Nice, Stay Nice.

"Tal vez los chicos buenos terminan últimos, pero probablemente terminen sintiéndose bien."
Frase publicada en el consultorio "Go Ask Alice" de la Universidad de Columbia.

¿En qué punto de la historia el ser mala gente, despiadado, menospreciador, destructivo, etc. se convirtió en el ideal a alcanzar (y alcanzado) por mucha gente?

Parece ser que en el mundo de hoy, el que sabe mentir, engañar, destruír y causar daño es quien tiene éxito en la vida... o al menos así lo muestran los medios de comunicación masivos. Ni hablar de la seguridad en Chile. Parece que los chicos malos se salen siempre con la suya.

Un globo una vez dijo: "Me revientan los alfileres". De la misma manera me revienta ver cómo gente despiadada tiene éxito. Y no me refiero exclusivamente al aspecto afectivo. Hace rato que superé esa etapa. Me refiero también al aspecto laboral, social, académico, etc...

De la misma forma, superé la etapa de "voy a ser malo a ver si las cosas me resultan". Esa es una anti-práctica la cual no recomiendo. Siempre es conveniente ser sincero y auténtico. ¿Cuál es la clave? Seguridad en uno mismo. Asertividad. Saber y aceptar quién eres.

¿Eres buena gente? Sabe que lo eres. Siéntete orgulloso/a de serlo. Da la mano a quien te pide ayuda. Haz cosas buenas por los demás. Abrele la puerta a una dama. Lleva algo para comer/beber a una reunión espontáneamente y sin pedir que cada quien ponga su parte. Escucha los problemas de quien los tiene. Comparte un abrazo y no sólo un apretón de manos o un beso al saludar.

Pero ojo. Que no se aprovechen. El ser buena gente no te hace un arrastrado, ni "te pone al servicio" del resto del mundo, ni te hace cargar con una "responsabilidad social". Pon los límites también.

La gente incluso se sorprende cuando haces algo bueno por ellos. No se lo esperan... ¿por qué? Porque sacos de weas sobran en este mundo. Otra razón por la cual no es conveniente que trates de hacerte el malo. Piensa bien: ¿Realmente necesitamos otra escoria en las calles?

No, ¿verdad?. Entonces sal de tu casa con la cabeza en alto y con actitud. Ser buena persona la lleva.

21 de agosto de 2006

Linea 4A

"El círculo ahora está completo"
Darth Vader, en Star Wars, Episodio IV.

"Hoy a la derecha, hoy a la derecha" decía mientras me aproximaba al torniquete en estación Toesca para tomar el tren del Metro que me llevaría a casa, pero esta vez haciendo el recorrido por "el otro lado".

Es tradición mía hacer un reconocimiento de las líneas de Metro que se inauguran. De hecho recuerdo como Underkarlos se reía una vez que hice el mismo viaje para conocer dos marginales estaciones (cuando inauguraron las estaciones Cementerios y Einstein en la línea 2). Esta vez era para conocer la nueva línea 4A, que conecta La Cisterna con Vicuña Mackenna.

El recorrido fue entretenido. A pesar de lo que esperaba, la mayoría de la gente se bajó en estación Ovalle, 2 estaciones antes del enlace con la nueva linea. Luego hice el trasbordo, en una estación laberíntica, para toparme con el mismo problema que he observado en varias de estas estaciones nuevas: Los espacios en los andenes, entre la pared y las vías, no superan el metro y medio. Esto es carne de cañón para accidentes y caídas a las energizadas vías.

Y ni hablar de estación Vicuña Mackenna. A pesar de su estilo de abordaje (onda gringo-europeo, con el tren entre el andén y una pared), tienen una embarrada logística del porte de un buque. La gente no tiene idea de dónde ir. La señalética no está bien implementada. Mejor dicho, la estación no está bien hecha desde el punto de vista de la usabilidad: No es amigable para ir de punto A a punto B, y los Pikachú (término acuñado por la Pazita para referirse a los guardias de seguridad, por sus atuendos amarillos) las hacen de policías dirigiendo el tránsito, y con caras amargas y mala actitud.

Empecé este post en forma positiva y lo terminé puteando. No tengo remedio. ¿O será que este país no lo tiene?

11 de agosto de 2006

J'Accuse!!!

"Mechón, ¡¡¡Esto es plagio!!! ¿Quién lo bloguea, tú o yo?"
Daniel, al darse cuenta del plagio.


En la foto, el flagrante plagio. El de la izquierda es Pintsize, un AnthroPC, personaje famoso del Webcomic Questionable Content (parte de mis bookmarks). En la derecha, Ripy, el robot-mascota de una conocida tienda por departamentos.

¿No les parece que son demasiado idénticos para no ser plagio?

6 de agosto de 2006

El mejor comercial que he visto.



Este aviso salió hace unos meses para un televisor pantalla plana. Es lo mejor que he visto: Tiraron 250.000 pelotitas saltarinas por las calles de San Francisco. Si a alguno le interesa, puede bajar una versión en Alta Definición para Quicktime en esta página.

Pregunta abierta a la audiencia: Si tuvieran 250.000 pelotitas saltarinas, ¿por dónde las tirarían?

4 de agosto de 2006

Cocina para Ingenieros.

"Súper bueno tu algoritmo de preparación"
Daniel, refiriéndose a una receta publicada por la Javi en su blog.

Durante mis lecturas del sitio Sushi Knights (verán que aparece como uno de mis sitios frecuentemente visitados) me pasé a través de un link a su sitio hermano Sushi Lights. Y en él me topé con algo que me llamó la atención. Primero veo una tabla bastante peculiar, que indica ingredientes y procedimientos en forma casi algorítmica para preparar recetas de cocina. Y después con el siguiente slogan:

"¿Tienes una mente analítica? ¿Te gusta cocinar? Éste es el sitio que debes leer."

A ambas preguntas respondí de manera afirmativa, agregué el feed a mi lector de noticias, y comencé a leer. Cooking for Engineers es un sitio de recetas de cocina, pero hechas y analizadas con métodos ingenieriles (sólo fíjense en las tablas al final de cada receta). Muchas fotos de cómo van quedando las recetas, y lo más genial de todo: Los test-recipes, verdaderos experimentos de laboratorio de recetas (si tan sólo hubieran sido así de entretenidos los laboratorios de física jajaja). Además incluye un convertidor (linkeado a Google) que permite hacer traspasos de medidas del estilo "¿Cuántos miligramos hay en una cucharada de té?".

Un sitio altísimamente recomendado. Ya haré mi primera receta... cuando lo haga les cuento cómo me fue.

Evolución: Del teclado a la palabra.

"Sí po, los chiquillos estaban sorprendidos porque estaba exponiendo un computín que habla."
Isadora "Isa" Reynolds, comentando después de mi presentación en la charla vocacional.

Una de mis pegas durante mi paso por las legiones religiosas católicas, apostólicas y romanas fue la de leer y ser el guía de misa. Ambas requerían que yo hablara en público, pero con un libro o pauta a la mano, ya fuera la lectura correspondiente (yo siempre preferí la segunda, porque era más de dirigirse a la gente que narrativa) o la pauta de misa.

Pero había muy poco de improvisación. Era una época en la cual yo no era un tipo muy seguro de sí mismo y la sola idea de que algo fallara y que tuviera que improvisar o sacar a relucir mis ideas directo de la cabeza al público me aterraba.

Hablar en público no era algo que me llamara la atención... hasta que algunos eventos me hicieron entender que no sólo es una habilidad básica del ingeniero, sino que es algo que se podría decir que añade el status de "comunicador" a mi lista de habilidades.

El miércoles tuve quizás la mejor presentación que he hecho. El CEPC organiza una serie de charlas vocacionales para los muchachos del Plan Común de Ingeniería (aka Flan Colún). Yo me ofrecí a ir con un profesor del departamento para dar la charla.

Vamos armando el... ¡¡¡PPT NO!!! Recuerden que yo adhiero a los estándares. Yo hago mis presentaciones en ISO 26300: OpenDocument Presentation. En serio cabros. Bajen OpenOffice.org. No se arrepentirán. Como decía. Armé la presentación, integré lo que le correspondía al profe. Practiqué varias veces lo que me correspondía decir. Nos juntamos con el profe y salimos a la sala donde correspondía hacer la presentación. La sala estaba llena.

Me gustó hablar en público. Los cabros pusieron atención. Me vi seguro en lo que decía. Miraba la presentación sólo para partir la idea que daba.

El mismo evento ocurrió hoy, durante 2 presentaciones: Una para Tópicos Avanzados de Ingeniería de Software (acerca de Ingeniería de Requisitos) y otra para los chicos del curso introductorio a programación Linux, para introducirlos al sistema operativo y regalarles algunos CD's.

Fue rico expresarse, mover las manos, dar una idea con la voz y no tanto con el teclado. A eso apunta esta suerte de "evolución". Es una habilidad nueva, y clave para un ingeniero completo.

Y a eso se refería la Isa con su comentario. Tal vez lo que los cabros de la charla esperaban era que a lo más iba a estar un profe y alguien que no hablara mucho, o en forma monótona. No se esperaban alguien con desplante y labia. De hecho me llegaron varios comentarios del tipo: "Yo creí que tú eras industrial" (a los que no sabía si sentirme bien o insultado jajaja)

Una recomendación clave: No se limiten a puro hablar. Háganlo con entusiasmo. Estos pointers les van a servir.


Primer slide de mi parte de la presentación para la charla vocacional.