9 de abril de 2008

Atrofiamiento Escrito

Algo que siempre me llamó la atención, desde niño, es el Transbordador Espacial. Encuentro que es una máquina maravillosa. Me gusta ver sus despegues y aterrizajes. Lloré con las tragedias del Challenger y el Columbia. Hace poco me tocó ver el aterrizaje del Atlantis, en donde la tripulación traía de vuelta a casa a un astronauta que llevaba 3 meses en la Estación Espacial Internacional. Al detenerse la nave, y luego de unos minutos, salió la tripulación, pero el "polizón" se tuvo que quedar 3 horas en el vehículo de extracción antes de salir.

¿Por qué? Porque necesitaba recuperar su movilidad. Pasó 3 meses en un ambiente de microgravedad (que no necesariamente es gravedad cero, pero es muy cercano), y una de las consecuencias de estar mucho tiempo falto de la gravedad de la tierra es que se te atrofian los músculos, por el hecho de que, al estar en ese ambiente, no usas muchos de ellos.

Desde que ella partiera a Alemania por un año por razones académicas, llevo un tiempo intercambiando correspondencia con Nori. Sí, correspondencia. Cartas. De las antiguas. Con lapiz y papel. De esas que se meten en un sobre y de ahí al buzón. Nada de "Para", "CC", ni "BCC". Ahí es cuando me doy cuenta de un fenómeno bastante parecido al del astronauta: Tengo atrofiada mi habilidad de escritura a mano alzada. Y eso es por la simple y sencilla razón de que estoy todo el día aplicando mi habilidad escrita en el computador. Llevo al menos un par de años en los cuales mis apuntes los escribo en el notebook. También los programas, tareas e informes. Y ni hablar de mis (ya primarios) medios de comunicación a distancia: Mensajería instantánea, E-Mail... incluso este blog.

Cada palabra que escribo con el lápiz es un esfuerzo importante. Me llega incluso a doler la mano. Mi cerebro (y seguramente el de ustedes también) usualmente es más rápido que mi mano. Lo mismo conversábamos con una secretaria en mi pega. Ella tiene una hija en primero básico, a la cual... sí, acertaron, le toca escribir en cuadernos de caligrafía. Y para su mamá es fregado también, porque está acostumbrada a registrarlo todo en digital, teclado en mano.

Bueno... dentro de una hora tengo una capacitación y ando sin el notebook. Trataré de tomar notas como debe ser: Al más puro estilo Old-School. A ver cómo me va.

1 comentario:

Nori dijo...

el arte de la caligrafía ^^. Oh sí, practicarás bastante este año de correspondencia, cómo decirlo... primitiva!! xDD!

Sabes que amé tu carta... veremos qué dices tú de mi respuesta ;)

besitos!