21 de julio de 2008

La Tiranía de la Correlación Absurda.

Han pasado 3 meses desde mi último post en el BarsaLOG. En ellos han ocurrido cosas muy interesantes, pero de estas la más importante es que ya comencé el cierre de una etapa: La de mi carrera en la universidad.

¿O tal vez no?

Muchas veces he pensado en la posibilidad de seguir una carrera docente, sobre todo motivado por un concepto el cual he estado craneando desde que se me dio la oportunidad de ser profesor auxiliar de introducción a la programación.

Varias veces he visto avisos de postulaciones a cargos de profesor auxiliar, y generalmente tienen los siguientes requisitos:
  • Buen rendimiento en el ramo objetivo (el ramo al cual se postula)
  • Buen rendimiento general
  • No haberse echado ramos en los últimos X semestres
  • Haber cursado X cantidad de créditos
  • etc, etc...

Este tipo de requisitos dan pie a lo que yo conozco como la correlación absurda, que en una frase se define como:

"Un alumno brillante es un buen docente"

Tengo bastante tiempo de experiencia universitaria, y lamentablemente tengo que decirles a los coordinadores docentes y encargados que esta correlación no se cumple siempre, y la mayor parte de las veces, trae consecuencias funestas para los alumnos.

¿Cuántas veces te ha tocado un auxiliar que si bien es un erudito en la materia, no sabe explicar, o tiene mal trato con los alumnos, o no tiene la actitud de querer enseñarles? A mi varias, y de repente me ha tocado rascarme con mis propias uñas para sacar ramos adelante porque simplemente los docentes no son aporte. Y aún peor: Reciben malas evaluaciones en las encuestas docentes, y por apernados se mantienen en el ramo.

O sea, alumnos de excelente rendimiento académico resultan ser un fiasco como docentes. Consideremos la alternativa, que es una de las razones de mi motivación a ser docente: Cuando se me dio la oportunidad de ser profesor auxiliar, no tuvieron mayores inconvenientes en que un alumno con 11 ramos echados y un miserable 5.1 de promedio general de notas fuera auxiliar. Pero resultó que el auxiliar era un tipo motivado, con ganas de enseñar y de que los cabros aprendieran, junto con que ellos podían contar con él cuando lo necesitaran. ¿Resultado? un 6.7 como nota en la encuesta docente1.

No es el único caso. Hace poco me topé en la calle y fui a almorzar con otro caso similar al mío. No es un alumno del "Honor Roll"2 tampoco, pero le puso empeño, motivación y carisma a un ramo de computación para industriales y sacó muy buenos resultados. Lo comentabamos y llegamos a la convicción de que podríamos apostar a que hay varios casos similares.

Pero lamentablemente entre los hijos de la gestión existe una frase la cual tienen casi tatuada: "No se puede gestionar lo que no se puede medir". ¿Cómo se miden la motivación y el carácter? Quizás la capacidad de hacer llegar el conocimiento a los alumnos, con suerte.

1: Encuesta Docente Otoño 2007 - Ramo CC10B Computación I - Escuela de Ingeniería Universidad de Chile
2: Cuadro de Honor

6 comentarios:

Boldo dijo...

Y quien dice que la encuesta docente es una practica democratica y justa de medir el rendimiento de un auxiliar?
Un 6.7 puede significar muchas cosas (no digo que sea tu caso antes que me insultes xD) podria ser facilmente el caso de un auxiliar que enseñe mal pero que sea muy permisivo en las tareas, ayude mas de lo necesario y corrija suave los controles, subiendo muchas decimas en los reclamos.
Yo creo que una forma facil de gestionar los auxiliares (porque realmente siempre son los mismos) es mantener una hoja de vida del auxiliar con las observaciones del profesor (obligadas). Y que el profesor visite a sus auxiliares, vaya a sus clases, vea su desempeño como comunicador y no solo como academico.
No estoy en desacuerdo con la correlación absurda. Los meritos son una buena manera de evaluar a alguien desconocido. Pero una vez elegido, el desempeño debe ser evaluado... y creo que es ahi donde los docentes de la Uch se han lavado las manos.

Carlos Navarro dijo...

aca tenis otro ejemplo =D.

y si, andaba por ahi con el 6.7 de nota en la encuesta docente, preocupado por sus alumnos, tratando de que entendieran lo maximo posible de la materia, dando bastante por los alumnos.

Si fuera como dice boldo un poco mas arriba, "que el profesor vea el desempeño del auxiliar" y resulta que el profesor es un viejo de mierda que no cacha nada de nada se va a la mierda la teoria :P (hay un ejemplo de eso tambien, bastante cercano)

saludos.

ultradaniel dijo...

Creo que chocaste con una visión de la facultad que:
1) está super arraigada
2) creo que es consistente
3) te van a mandar a la cresta (o a estudiar a otra universidad) antes de cambiarla.

Una vez en una de esas reuniones del "Honor Roll", el decano dijo que "en esta escuela, siempre se va a tomar más en cuenta a los alumnos que les vaya mejor."

Eso. Nada de tomar en cuenta al más esforzado, ni a la más mina, ni al de más plata, ni al de menos plata, ni al de mejor o peor apellido. Tampoco al más aperrado, ni al más motivado.

---toda la motivación del transantiago no hizo que fuese exitoso---

Al que le vaya mejor, y punto.

Ahora, con tu 6.7 histórico en docencia, puedes ir a pelear que "te va mejor como docente", y eso sí que es un argumento en nuestra escuela.

Saludos!

Aliris Reyes dijo...

Excelente material en tu blog.
Estaré al pendiente desde acá en Venezuela

Breaker dijo...

Aunq en este momento muchos de mis alumnos me deben odiar (por la innovación en las evaluaciones y todas esas cosas), debo decir que de verdad es una lata esa política. Pero creo que hay una lógica en todo esto...el estereotipo del que le va bien es el de un ñoño, o sea que va a clases, pregunta como loco (y puras weas pero pregunta) y después le va bien. Como el profe lo ubica lo elige, o cuando es peor, el profe le confía esto a gente del mismo perfil tonce se rascan la espalda entre ellos.

Yo podré ser ñoño, pero BIEN BIEN no me va, igual me la jugué el profe tb apostó a mi motivación para trabajar, y ahi toy 2 años "apernado" en el ramo. Igual he tratado de contrubuir a la causa eligiendo a la gente justamente por eso, por quienes son y no veo mucho la nota. Una anecdota, la última selección del cuerpo docente elegí a una persona que me tincaba para ayudante, y el profe me dijo "pero tiene 5 R's" a lo que le respondí "Profe, YO tengo 5 R's también"...al final quedó de ayudante.

Mi conclusión es que si el profe no tiene la dedicación suficiente de conocer a su gente, sus alumnos y sus potenciales ayudantes/auxiliares, no queda otra que quedarse con ese criterio, pero basta con una vez que haga el esfuerzo y la cosa cambia. Ahora el profe no elige a los ayudantes, confía en mi criterio y yo me preocupo de no caer en ese error.

Como digo, en este momento los q están tomando el ramo me deben odiar por las notas, pero tengo la confianza que al final del semestre me comprenderán XD.

Nos vemos el jueves, vay a tener AJI la barra brava XD

Alejandra dijo...

Releyendo este post, creo que la razon por la que de plano se pide alguien con buen rendimiento es que la persona no se eche ramos que esté tomando en pos de ser buen auxiliar.

Ahora, hay otra cuestion metida en la escuela, que lo veo muy arraigado principalmente en alumnos de colegios que sobrepasaban los 45 por curso (y eso los hace mas susceptibles a sobreestimar las notas, no me preguntes por que, es lo que he visto), que si les va bien en el ramo, les ira la raja en la vida, y no cachan que hay otras cosas como saber mandar, comunicarse, etc. que son las que al final marcan la diferencia, y pasan rechazando actividades complementarias y otros en pos de la preciada nota. Y no cachan que por ahi no va la cosa en la vida real.