1 de noviembre de 2008

El impuesto por sospecha

No me ha dejado de llamar la atención la discusión acerca de la nueva ley de Propiedad Intelectual que está dando vuelta por estos días, tanto digital como físicamente. Aparte de que el proyecto que se encuentra en el Congreso fue acordado por debajo de la mesa por el gobierno (representado por la ministra de cultura, Paulina Urrutia) y la Sociedad del Derecho de Autor (SCD) hay otro detalle que no hace menos que molestarme como si fuera un cototo en la cabeza.

Uno de los puntos del acuerdo predispone el establecimiento de un Canon Digital. Ojo, cabros: No estoy hablando de una cámara fotográfica, sino que una disposición que podría hacer que la SCD cobre un impuesto a los proveedores de internet (ISP) por el uso de la red y, por ende, por una posible violación a la propiedad intelectual por parte de sus usuarios.

No es tanto el hecho de que Internet pueda salir más cara el día de mañana lo que me molesta, sino lo siguiente: La mayoría de los artistas agrupados en la SCD lucharon (cada uno a su manera) contra el régimen militar. Uno de los chiches más representativos de éste es la figura de la detención por sospecha, en la cual un carabinero podía detenerte sin tener mayor razón que su instinto. Lo divertido es que son los mismos artistas los que sospechan de que todos los usuarios de Internet somos piratas y delincuentes, y pretenden implantar una medida similar, a excepción de que no se nos va a detener, sino que se nos va a cobrar.