29 de julio de 2009

Píldora del día después: La opinión de un ingeniero.

"La evidencia no se equivoca, no miente. No se ve influenciada por la emoción o prejuicio, no se confunde por la emoción del momento. Estoy aquí, en la casa de Dios, para explicarles la verdad acerca de qué fue lo que pasó el otro día"
Dr. Gil Grissom, Laboratorio de Criminalística, Policía de Las Vegas.

No había querido pronunciarme antes acerca de la llamada Píldora del Día Después, ya que tenía los oídos practicamente copados de opiniones. Mi oído izquierdo escuchaba las opiniones del gobierno, de la Concertación y de los progresistas, quienes con afán (y su cuota de majadería) querían a toda costa que se lograra la distribución de la píldora en hospitales públicos y en farmacias sin restricciones. Y mi oído derecho escuchaba los argumentos de conservadores, la Alianza y la Iglesia Católica quienes retorcían la discusión llevándola al plano valórico.

Amigos que leen mi humilde blog: Yo soy ingeniero. Y como tal, me gustan los números, los datos duros, la evidencia. Ante un tema tan delicado y discutido con tan poca seriedad, quise mirar los números, los datos estadísticos reales. Y esos datos no los iba a encontrar en algún informe hecho por la PUC, por ejemplo. Hasta que un amigo me hizo llegar el dato de un documento compilado por la Universidad de Princeton1, en el cual aparecen, justamente, los datos duros: Tipos de pastillas, otros métodos anticonceptivos de emergencia, efectividad, mecanismo de acción, información de seguridad y efectos colaterales, efectos sobre otras condiciones (embarazo, lactancia), barreras contra su uso, impacto sobre la población, Costo-efectividad, y referencias a más de 150 artículos sobre la materia.

Era lo que estaba buscando: Algo que no hiciera ruido. Un documento que iba en una linea distinta a todo lo que había escuchado y leido. Un paper sin opiniones ni políticas, ni sociales, ni valóricas. Pura evidencia. Ahora sí puedo formarme una opinión realmente informada al respecto, y puedo quedar tranquilo con mi opinión porque está avalada por estudios científicos.

Y justamente con esos datos a la mano, les puedo contar que:
  • Es un anticonceptivo de emergencia, no un anticonceptivo sistemático como el condón o la pastilla anticonceptiva. De hecho, su efectividad disminuye a medida que se va usando, así que no es recomendable para su uso continuo.
  • Tiene algunos efectos colaterales, como dolores de cabeza, nauseas, vómitos y fatiga los días posteriores a su consumo.
  • No previene enfermedades de transmisión sexual.
  • Puede inhibir o retardar la ovulación. No tiene efectos sobre un embarazo ya establecido, o sea, si señoras y señores... no es abortiva.
1: James Trussell, Elizabeth G. Raymond: "Emergency Contraception: A Last Chance to Prevent Unintended Pregnancy", Universidad de Princeton. Obtenido el 12 de julio de 2009.